¿Por qué deberíamos participar como empresa?